fbpx

El Buen fin y la seguridad ante las estafas digitales

Consejos para evitar ser víctima al comprar en línea o desde móvil

Hay que tener mucho cuidado con las ofertas en este Buen Fin, ya que es la oportunidad ideal para ser víctimas de fraude, en páginas, correos o mensajes de dudosa procedencia  y claro, evitar igual ser víctima de hackers.

Lo mejor es prevenir no solo en temporada de ofertas sino siempre que se hagan compras en línea.

Uno de los principales problemas es que es fácil crear una cuenta apócrifa en las redes sociales, con ofertas espectaculares, que igual llegan desde correo, mensajes y mensajeros, prometiendo descuentos o cupones al pagar en efectivo o en transacciones, sobre todo porque es irresistible encontrar y no compartir estas ofertas con los amigos y conocidos en Whatsapp, en donde no hay forma de validarlas.

Otra forma es por medio de falsas facturas para meter datos comprometidos que llegan sin que sean del establecimiento real y sin entrar a consultarlo directamente en la página real, sino desde el correo donde puede que no sea el correo oficial.

Así que siempre es ideal conoce el sitio oficial de las tiendas, en donde usan apps o páginas y medios de contacto así como procesos seguros de pago. Algunas de los consejos básicos son:

  • Compra desde plataformas seguras y conocidas. Desconfía de las tiendas que ofrecen productos casi regalados. Si no estás seguro de su procedencia, es mejor evitarlas y aceptar que vale más gastar unos pesos de más en favor de la seguridad de tus datos o de tu dinero.
  • Verifica el sitio web antes de pagar. Revisa el browser de tu navegador y asegúrate de que el dominio o URL de la tienda digital no sea sospechoso: debe contener el nombre exacto de la tienda sin alteraciones o faltas de ortografía. Si no coincide, no realices la compra.Todas las páginas WEB que acepten pagos deben cumplir estándares de seguridad como navegación segura (HTTPS). Pon atención a la barra de dirección para poder identificar si tu navegación sigue en el portal “oficial” de la tienda en línea.
  • Desconfía de los mensajes masivos. Evita acceder a las ofertas extrañas que te comparten conocidos en redes sociales o grupos de Whatsapp.. Ante cualquier duda, mejor busca esa misma oferta directamente desde la página web oficial de una tienda establecida.
  • No difundas el fraude. No alimentes la “bola de nieve” compartiendo estos mensajes entre tus conocidos sin especificar que se trata de una estafa.
  • Valida tu dispositivo: Antes de conectarte a Internet, debemos tener certeza de que el dispositivo con el que navegaremos es seguro. Para esto debes actualizar el dispositivo/navegador asegurándote tener los últimos parches de seguridad, usar un antivirus.
  • Utiliza una conexión segura: No utilices redes inalámbricas abiertas o “gratis” para hacer transacciones bancarias o de pago en línea, ya que podrían estar capturando tu historial de navegación. Jamás uses tus datos bancarios desde una red pública.
  • Contacto: Busca contacto oficial de la tienda en línea para saber a quién acudir en caso de algún problema con tu pedido o al procesar el pago. También es importante leer el aviso de privacidad de las páginas WEB que recaban información personal.
  • Evita descuidos ante las compras de pánico. Si te encuentras en la calle conectado a una red compartida de WiFi, no realices compras online a través de tu celular: haz la búsqueda de los artículos a través de las aplicaciones oficiales de las tiendas, colócalos en el carrito de compras y finaliza la transacción hasta que estés conectado en una red segura.
  • Monitorea tus cuentas: Establece alertas en tu banco o sistema de pagos para recibir notificaciones de cada transacción, de esta forma podrás darte cuenta en el momento de cualquier actividad irregular.
  • Cerrar sesión: Los portales seguros tienen contadores de actividad y cerrarán tu sesión después de algún tiempo de inactividad, pero esto puede dar pie a la suplantación de identidad.
  • Realiza compras conscientes. Aunque la oferta sea muy tentadora, pregúntate si realmente necesitas ese producto o servicio. No te guíes por impulsos a la hora de comprar. Muchas veces las ofertas no son tales y solo se reducen a meses sin intereses.