Baterías y pantallas flexibles, y el futuro de los smartphones

Baterías y pantallas flexibles_principal

Desde hace ya algún tiempo varios fabricantes nos vienen anunciando pantallas flexibles y sus beneficios. Así, Samsung nos prometió las pantallas Youm, y nos ha dado muestra de sus avances en varios eventos de tecnología. LG también se encuentra entre los primeros fabricantes en avanzar en estas tecnologías, y como ello existen otros empeñados en mostrarnos las mil y un maravillas que podríamos tener con pantallas flexibles.

Nos muestran diagramas, esquemas y diseños de relojes flexibles, bandas digitales flexibles para la muñeca y un sin fin de productos que, en teoría, se podrían fabricar. Aunado a esto, también tenemos avances con las baterías flexibles, que no solo benefician por su capacidad de doblarse, sino por su significativamente menor tamaño, lo que impactaría directamente en el tamaño de los dispositivos.

Es así que no empiezan a hablar de smartphones flexibles y dispositivos futuristas que serían capaces de combinar ambas tecnologías flexibles para otorgarnos una experiencia completamente renovada, en dimensiones pequeñas y tanto o más potentes que los actuales. Pero siendo realistas, esto aún llevará algo de tiempo, y no se trata de productos que podamos ver en uno, dos o tres años, ya que se necesitaría hacer casi todos los componentes del producto flexibles, para dichos propósitos, y aún en la actualidad hay muchos que están lejos de serlo.

Esto no quiere decir que las pantallas, baterías y demás componentes flexibles no vayan a tener utilidad en nuestros dispositivos, pero hay que tener en cuenta aproximaciones más reales. Es por ello que señalaré algunos puntos de lo que la tecnología de componentes “Flexibles” podría traer a nuestras manos.

Flexible significa menos frágil

Pongamos el ejemplo de las pantallas flexibles. Si comparamos las pantallas actuales, por ejemplo alguna con protección Gorilla Glass, sabemos que estamos hablando de una pantalla resistente, pero que hace uso de éste adjetivo por medio de la rigidez, lo cual quiere decir que, por más resistente que sea, si la doblamos o si la arrojamos con suficiente fuerza, se romperá. En contraste, las pantallas flexibles tienen la ventaja de ser también más ligeras, y su menor peso también las haría menos susceptibles a romperse por caídas o golpes, además de que lógicamente gozarían de flexibilidad.

Para muestra, en el video de abajo podrán ver un poco más de lo que les hablo.

[youtube width=”700″ height=”424″]http://www.youtube.com/watch?v=W0TpF3qchNI[/youtube]

Flexible significa más delgado

Si han visto videos o imágenes de pantallas o baterías flexibles, sabrán que en cuanto a dimensiones tienen una gran ventaja sobre las pantallas y baterías actuales, y apuntan a tener rendimientos similares. Esto cobra particular importancia en un mercado de tecnología donde cada milímetro y cada gramo importan. Así, vemos que los fabricantes se preocupan por hacer los producto cada vez más delgados y ligeros, y cualquier reducción en el grosor es bien recibida. Tal vez no sea mucho, pero definitivamente cuenta.

Aplicaciones de componentes flexibles

Baterias y pantallas flexibles_Pebble

Quizá uno de los ejemplos más claros que puedo ofrecer es el Pebble Smartwatch, ¿Recuerdan cuando anunciamos su aparición en Kickstarter? Es un reloj inteligente que podrá sincronizarse con iOS y Android, y que muchos usuarios esperan con ansias luego de su éxito en la página para emprender proyectos. El caso es que este dispositivo guarda dentro un claro ejemplo de la aplicación de tecnología flexible, pues para poder compactar el tamaño del mismo, los creadores tuvieron que recurrir a circuitos flexibles. Así vemos que utilizan un PCB rígido para los chips más grandes, mientras que un PCB flexible se extiende por las esquinas para aprovechar el espacio.

En el futuro cercano, esta será la aplicación más real de los componentes flexibles, de modo que podamos tener dispositivos más pequeños, más delgados, igual de veloces y con capacidades similares, pero aprovechando la tridimensionalidad del espacio interno. En el futuro sí tendremos tecnología flexible, pero primero dentro de nuestros equipos.