ARM anuncia la GPU Immortalis-G715 que llevará el Ray Tracing nativo a los smartphones

En 2023 tendremos juegos móviles con Ray Tracing

ARM ha dado un golpe de autoridad y al mismo tiempo ha dado una muy buena noticia para todos los gamers que además de amar los juegos de consola también nos sentimos atraídos por los juegos móviles. La empresa anunció su nueva GPU Immortalis-G715, la más avanzadas de todo su catálogo, y la cual llevará Ray Tracing en hardware a los smartphones compatibles.

Esto significa que los juegos para smartphones tendrán mejor rendimiento y gráficos más realistas debido a que no solo harán uso de la nueva GPU, sino también trabajarán en conjunto con las GPU Mali-G715 y Mali -G615, que prometen más rendimiento y eficiencia energética.

La poderosa GPU se puede configurar con 10 a 16 núcleos gráficos que prometen un 15 por ciento más rendimiento que las soluciones ARM actuales. Gracias a este nuevo desarrollo se podrán experimentar juegos móviles con Ray Tracing en smartphones, tabletas, laptops y cualquier equipo que venga equipado con esta nueva arquitectura.

Esta tecnología se caracteriza por renderizar las partes más importantes de un escenario de juego —como el primer plano de la imagen— con más potencia que las áreas de menor atención por jugador, como el fondo.

El trazado de rayos crea una simulación de luz más realista en juegos y en tiempo real, pero esto se factura por un alto consumo de energía. Sin embargo, la tecnología utiliza solo el 4% de la capacidad central de la GPU IMMORTALIS-G715, pero será acelerada por un software que triplicará su rendimiento.

Todavía no hay información sobre cuándo veremos los primeros smartphones con esta arquitectura, pero es muy probable que MediaTek sea el primero en adoptarla en sus procesadores Dimensity de nueva generación.