El motor de búsqueda de Google evoluciona gracias a la IA y Search Labs

Mejores resultados y un compilado de información.

Google ha respondido al desafío planteado por ChatGPT y ha dado un paso adelante para fortalecer tus búsquedas en línea. Han introducido una función innovadora que utiliza inteligencia artificial para proporcionar respuestas concisas y resumidas a tus consultas.

Google Search se renueva con su última actualización. Hace medio año, Google parecía no mostrar ninguna preocupación por su negocio de búsqueda. Sin embargo, todo cambió con la aparición de ChatGPT y la creación de un chatbot por parte de Microsoft llamado Bing.

En la reciente conferencia anual I/O de Google, el gigante de las búsquedas anunció emocionantes novedades. Ahora, los resultados de búsqueda contarán con tecnología de inteligencia artificial generativa, similar a la que se encuentra detrás de ChatGPT.

La empresa está lanzando una versión experimental de su valioso motor de búsqueda, que incorpora la capacidad de generar texto, tal y como se observa en ChatGPT y otros chatbots de vanguardia.

Búsqueda inteligente renovada

La última actualización de Google Search ha traído consigo una búsqueda renovada e inteligente. Aunque aún implica escribir una consulta y recibir enlaces a sitios web, fragmentos de contenido y anuncios como respuesta, ahora se agregan elementos adicionales.

En determinadas situaciones, en la parte superior de la página se mostrará un texto sintetizado por inteligencia artificial que extrae información de diversas fuentes web y enlaza a esas páginas. Esto permite al usuario realizar preguntas de seguimiento para obtener información más específica.

Por ejemplo, si se hace una pregunta sobre la coronación del nuevo rey de Gran Bretaña, la búsqueda puede responder con un resumen conciso del evento en un par de párrafos.

En cambio, si se consulta sobre bicicletas eléctricas, los algoritmos de Google pueden ofrecer resúmenes de reseñas de productos publicadas por varios sitios web, así como enlaces a tiendas en línea donde el usuario puede adquirirlas.

Esta versión mejorada de la búsqueda estará disponible en Estados Unidos a través de una nueva función llamada Search Labs, aunque no estará activada por defecto ni estará disponible para todos los usuarios.

La búsqueda basada en inteligencia artificial adopta un enfoque más moderado en comparación con ChatGPT, ya que evita abordar temas controvertidos como política, consejos médicos o financieros.

Esquivando las balas de la política y temas controversiales 

Cuando se le consulta sobre la calidad del presidente Joe Biden o se solicita información acerca de las leyes del aborto en diferentes estados de Estados Unidos, el producto de IA generativa de Google se niega a proporcionar respuestas.

“Lamentablemente, la tecnología aún se encuentra en una etapa muy inicial y enfrenta desafíos. Seguramente, cometeremos errores”, afirma Liz Reid, vicepresidenta de búsquedas de Google.

Google está trabajando rápidamente para incorporar funciones similares a ChatGPT en sus búsquedas, pero aún está por determinar si los usuarios las considerarán útiles. Por ejemplo, en las búsquedas de productos, se sintetiza información de diversas reseñas, pero no está claro cómo estos breves resúmenes pueden mejorar la experiencia de búsqueda.

Inversiones millonarias en IA

Google ha invertido enormes recursos y cantidades de dinero en inteligencia artificial y su CEO, Sundar Pichai, ha declarado en repetidas ocasiones que la compañía es “AI first” (primero IA). Sin embargo, se vio sorprendida por la llegada de ChatGPT, el chatbot de OpenAI.

ChatGPT se basa en un modelo de aprendizaje automático que ha sido entrenado para predecir las palabras que probablemente seguirán a una secuencia de texto. Este modelo ha sido alimentado con enormes cantidades de datos, incluyendo numerosas páginas web.

Mediante un proceso de entrenamiento adicional, realizado por evaluadores humanos que valoran la calidad de las respuestas del bot, ChatGPT ha mejorado notablemente su capacidad para responder preguntas y mantener conversaciones.

Debido a que ChatGPT había sido entrenado utilizando una gran parte de la web, los usuarios rápidamente encontraron en él una nueva y prometedora forma de buscar información, a pesar de que el bot tenía cierta tendencia a inventar datos.

Microsoft reconoció este potencial y realizó una inversión de $10 mil millones de dólares en OpenAI en enero, incorporando posteriormente ChatGPT a Bing apenas un mes después.