Vender actualizaciones para tu coche será el próximo negocio de la industria automotriz

Este es un nuevo modelo de negocio que va ganando mucho interés

El mundo tecnológico avanza a pasos agigantados, pero esto viene acompañado de nuevas técnicas para poder generar recursos monetarios que se adapten a las necesidades actuales. La industria automotriz es un claro ejemplo de ello, ahora no solo generarán ganancias por la venta de automóviles, o refacciones, sino también por actualizar el software y funciones adicionales.

Por supuesto, esto solo estará limitado a coches eléctricos o que tienen un sistema especial. En pocas palabras, comprar actualizaciones tecnológicas para tu carro será el próximo negocio de la industria automotriz. Jake Groves comparte su experiencia y hacia dónde se dirige este nuevo plan de negocio de empresas como BMW.

Jack iba sobre la carretera en un BMW serie 5 un poco desconcertado, ya que, a mitad de la conducción, de noche, sin mucho tráfico, presionó el botón pata habilitar High Beam Assistant, pero el sistema del auto se lo impidió, pues necesitaba adquirir dicha función en la tienda de aplicaciones para activarlo, a pesar de tener un botón físico en el coche y el componente necesario para que funcionara.

Ante esto se dio cuenta de que esta era la primera experiencia de una idea que los fabricantes de automóviles han meditado implementar durante un tiempo: hacer que sus coches se parezcan más a las aplicaciones en su teléfono, o más bien añadir contenido adicional como si se tratará de un videojuego.

La implementación de 5G en los coches solo acelerará el proceso de implementar estas funciones para mejorar algunas características de los autos, algo que conviene a las empresas, pero que disgustarán a los usuarios. BMW no es el único fabricante que está pensando en este rubro de negocio, sino Audi está haciendo lo propio con una tienda de características bajo demanda en la aplicación MyAudi para comprar cosas como asistencia activa o servicios digitales.

La experiencia de Jack es desconcertante, pues para habilitar High Beam Assistant en su BMW serie 5 era necesario comprar la función a través de ConnectSrive cuyo costo era de 160 libras esterlinas. Al comprarlo, el servicio estaría disponible la próxima vez que el coche se reinicie una vez que la descarga de la información haya terminado.

Este es un nuevo modelo de negocio va ganando mucho interés en los fabricantes de automóviles y que seguramente se irá implementado en un futuro próximo, por lo que los usuarios se deberían ir adaptando a estas circunstancias.

Con información de Carmagazine