Samsung demanda a empleados por filtrar datos a la competencia

Pasaban secretos comerciales de las pantallas OLEDs a China

La paranoia de Estados Unidos respecto al espionaje cobre relevancia, cuando Samsung da a conocer que trabajadores indirectos de la coreana pasaron información clasificada a un rival chino.

La información clasificada para evitar que se filtre tecnología a los rivales es otro de los aspectos con la que luchan las empresas, motivo por el cual les hacen forman a los empleados varios acuerdos de confidencialidad y estos al parecer no son suficientes para compartir o vender los datos de la misma a la competencia. Esto explica el porqué hay tantos parecidos entre las características de los smartphones.

Once son los acusados de filtrar los secretos de los productos fabricados por Samsung  Display a una empresa china. Esto les afecta no solo en los derechos y patentes legales sino en la sobrevivencia e ingresos en un mundo altamente competitivo.

 

Samsung Display es una de las empresas líderes en su segmento, sobre todo en las pantallas OLED, de todos los tamaños y para todos los componentes, presente prácticamente en el 95% de la cuota de mercado, haciendo que sea parte fundamental de los ingresos de la coreana, ya que hasta marcas chinas las emplean en sus equipos.

Los fiscales de Corea del Sur procesaron a 11 personas acusadas de filtrar tecnología OLED de Samsung a China.  Eran empleados de un vendedor que producía equipo automatizado que sirve para fabricar paneles OLED. Los cargos son los de filtrar la tecnología de laminación 3d  en los paneles curvos OLED. Tres de los 11 ya han sido arrestados y están esperando ser enjuiciados. Entre esos está el CEO de dicha empresa, de la cual no se proporcionó el nombre.

Toda la información secreta sobre los equipos y dibujos obtenidos de los paneles fueron vendidos a un comprador chino por $14 millones de dólares. Nombres, teléfonos y correos fueron modificados para evitar ser descubiertos y así no se viera que violaron el acuerdo confidencial firmado con Samsung, en donde se violaba la propiedad intelectual. La tecnología comprometida le llevó  seis años su desarrollo y millones de dólares. Debido a que Samsung tiene leyes que protegen la tecnología empresarial, era de prioridad nacional resolver este problema.

Con información de Sam Mobile