Prueban con éxito la jornada laboral de cuatro días a la semana

Trabajar 35 horas a la semana podría ser una realidad en todo el mundo

Varios países han comenzado a estudiar y a implementar una jornada laboral más corta que consta de trabajar 12 horas por cuatro días y tres días de descanso, un método que por ahora solo es una prueba para saber cómo se desarrollan los trabajadores y que beneficios y desventajas se presentan.

Uno de los países que ha comenzado a reducir los días laborales es Islandia, que desde el año 2015 han estudiado convertir los fines de semana en 3 días de descanso. Durante las pruebas se confirmó que la productividad se mantuvo y en algunos casos incluso mejoró.

Los trabajadores habrían cambiado su jornada laboral para pasar a cumplir de 40 horas semanales a solo 35 horas semanales. Por supuesto, los horarios de trabajo se incrementaron de 8 horas a 12 horas, y en algunos casos hasta las 15 horas de trabajo, aunque esto depende del giro de cada empresa.

Después de que Islandia probó con éxito la semana laboral de 4 días varios países han replicado esta fórmula, la cual ha caído de maravilla a los trabajadores y sindicatos. España y Nueva Zelanda han empezado a estudiar los beneficios, pero también sus desventajas.

Una de las desventajas que se han encontrado en este tipo de semana laboral es que los empleados sentían una desconexión con sus jefes, lo que ocasionaba que la tolerancia fuera menor. Para los gerentes se les complicó programar actividades grupales y resultaba casi imposible comunicar información con colegas o relevos de turno.

En México se ha propuesto reducir la jornada laboral a cuatro días a la semana. Carlos Slim Helú se ha interesado desde hace años, ya que menciona se mejorará la productividad, incentivar el empleo, trabajar 10 u 12 horas para tener libres otros cuatro días que bien se pueden dedicar para la familia.

Los estudios revelan que el bienestar de los trabajadores aumenta drásticamente, por lo que los días de descanso sirven perfectamente para hacer otras actividades tanto recreativas como familiares, o simplemente lo ocupan para guardar energías y descansar en casa.