¿Qué es blockchain y cómo funciona?

El uso de blockchain a nivel empresarial y su uso en las criptomonedas

Seguramente habrás escuchado el término blockchain, pero realmente no sabes qué es, cómo se utiliza o para qué sirve. Pues bien, en este artículo vamos a explicar a grandes rasgos qué es realmente este término que está ayudando en gran medida a que la transformación digital cobre mayor fuerza y facilite los procesos, haciendo que estos funcionen en ecosistemas digitales para ser más efectivos.

¿Qué es una blockchain? Bien, esta tecnología surgió como una opción tecnológica entre 2016 y 2017, que está a punto de cambiar la TI de la misma manera que lo hizo el software de código abierto hace un cuarto de siglo. No obstante, probablemente tardará años en convertirse en una forma más eficiente y de menor costo para compartir información y datos entre redes empresariales tanto abiertas como privadas.

Está basado en una topología punto a punto también conocida como P2P, por lo que blockchain es una tecnología de contabilidad distribuida que permite que los datos se almacenen globalmente en miles de servidores, mientras que permite que cualquier persona en la red vea las entradas de todos los demás en tiempo casi real. Además, para las empresas tiene la promesa de transparencia transaccional.

Otra definición es la capacidad de crear redes de comunicación seguras y en tiempo real con socios de todo el mundo para apoyar todo, desde cadenas de suministro hasta redes de pago, ofertas inmobiliarias e intercambio de datos. Todo lo anterior es una gran oportunidad y nuevas puertas que se le abren a las empresas en cuanto a movimiento y almacenamiento de datos transaccionales.

Blockchain y criptomonedas

Ya dimos una breve explicación de la tecnología blockchain, el cual tiene el potencial de cambiar la manera en la que circula el dinero y se registran las transacciones. Se conoce también como cadena de bloques que permite registrar transacciones de manera pública y descentralizada, dejando un registro indeleble e incorruptible, por lo que su seguridad y privacidad es casi total.

Gracias a blockchain tenemos una amplia gama de monederos de criptomonedas. Entre las más conocidas se encuentran nombres como Bitcoin, Ether, Litecoin, Ripple entre otras. Se tratan de programas que guardan claves cifradas privadas y públicas necesarias para acceder a la cadena de bloques y realizar transacciones con las criptomonedas.

Las claves públicas son una especie de dirección del monedero y la clave privada se usa para desbloquearlo. Debemos destacar un punto importante, y este es que un monedero de criptomonedas solo consta de dos claves y las divisas se mantienen en cadena de bloques, esto significa que nunca la abandonan, por lo que poseerla no es como tenerlas en la cartera o en el bolsillo, pero por supuesto es más seguro que el efectivo.

No cabe duda de que la blockchain llegó para quedarse y las criptomonedas son el mejor ejemplo de ello. Debemos considerar que por ahora la volatilidad de su valor y como se aplica en el mundo real afectan su adopción masiva, pero en un futuro próximo puede cambiar significativamente las transacciones tanto personales como a nivel empresarial.

Dado a que el tema se está ampliando rápidamente y muchas personas se están interesando cada vez más en esta tecnología, a lo largo de los próximos años es casi seguro que se necesitarán expertos en el área blockchain para aplicar sus conocimientos en ámbitos académicos, pero también en áreas financieras, legales y contables, además de que ayudará a resguardar en lo absoluto la información.