Nueve de cada 10 colaboradores están frustrados con la tecnología de su trabajo

El software utilizado en el lugar de trabajo no sigue el ritmo de la tecnología

La empresa de software que da poder a las personas que impulsan los negocios, Freshworks, ha publicado un estudio donde revela que las empresas de todo el mundo se enfrentan a una posible crisis en el lugar de trabajo debido a una tecnología inadecuada, que perjudica la productividad de los empleados, la salud mental y la capacidad de retener el talento.

A pesar de que el cambio global hacia el trabajo híbrido ha provocado el mayor aumento de la inversión en tecnología de la historia, un abrumador 91% de los empleados afirman sentirse frustrados debido a una tecnología inadecuada en el lugar de trabajo.

A pesar de los rápidos cambios en la forma de trabajar, Freshworks descubrió que los empleados informaron de fallos generalizados en la tecnología del lugar de trabajo que utilizan a diario.

Entre las principales quejas se encuentran la lentitud (51%), los prolongados tiempos de respuesta de los equipos de TI (34%), la falta de colaboración entre departamentos (30%), la ausencia de funciones/capacidades importantes (28%) y la falta de automatización (25%).

En el caso de México, la encuesta arrojó que (42.18 %) de los empleados experimentan frustración debido a la mala tecnología en el lugar de trabajo; mientras que (45.10%) considera que el desempeño de la tecnología que usan los empleados en su trabajo tiene un impacto significativo en su felicidad. A su vez, (90.20%) de los empleados esperan una respuesta inmediata de TI cuando se les presenta un problema tecnológico.

El software utilizado en el lugar de trabajo sencillamente no sigue el ritmo de las crecientes expectativas de los empleados. Esta inercia tecnológica no podría llegar en peor momento, ya que las organizaciones de todo el mundo están luchando para mantener el control tanto de la escasez de talento como de la incertidumbre económica.

De hecho, mientras que el salario y los beneficios encabezan las razones para cambiar de trabajo, la falta de oportunidades de trabajo flexible y la tecnología innovadora se encuentran entre las cinco primeras.