Samsung detiene operaciones de su fábrica de chips en Texas

De forma temporal, debido a la nevada

En algunas zonas del continente americano, se está pasando por una difícil situación, en donde hay afectaciones de energía, debido a las nevadas que caen sobre todo en Texas y en parte de la frontera norte en México, haciendo que se quede la gente sin energía, agua, internet y gas. El sector empresarial y todos los servicios se ven afectados, es por eso que Samsung también ha tenido que detener operaciones.

Por si no lo saben, en Texas tienen ubicada una planta que fabrica procesadores, la cual ha tenido que cerrar, ya que no hay energía eléctrica en Austin y gran parte de Texas, una tormenta invernal que no se veía en 30 años, por lo que recibió la orden gubernamental de detener la producción de chips, la cual ya estaba en problema por la pandemia con prácticamente todos los fabricantes, con la consiguiente pérdida económica que se suma en millones de dólares para ellos, pero también para todos los afectados que viven en la zona donde ocurre (eso sin contar los problemas con la CFE en México).

Las autoridades de Texas pidieron que todas las fábricas cierren, lo cual afecta también a NXP Semiconductores y Infineon Semiconductores. En 2018 se reportó en la fábrica una pérdida de energía de 30 minutos afectó al 3% de la disponibilidad de los chips NAND, por lo que ahora las consecuencias serán terribles, y no solo en lo económico, si no en poder reiniciar y volver al ritmo de la capacidad laboral previa.

Lo terrible es que en el proceso se tendría que desechar líneas enteras de procesadores, los cuales no podrán completar sus fases, ya que aún teniendo plantas de energía como respaldo, estas no han sido diseñadas para lapsos largos de uso.

Por ahora se desconoce los chips que se elaboran en esa planta así como la fecha de reinicio de actividades. Aún se dice que en 2023 en Austin Samsung construirá otra planta pero dado la afectación actual, puede que los planes cambien o tengan que considerar este tipo de factores como riesgos potenciales, ya que lamentablemente las consecuencias del cambio climático apenas están por verse.

Con información de Toms Hardware y Austin American Statesman