La amenaza de fraude en las compras a meses sin intereses

Los meses sin intereses ahora están en auge a nivel mundial

A medida que los hábitos de los consumidores cambiaron a las compras en línea y surgieron limitaciones de recursos a raíz de la pandemia, el modelo de comprar a meses sin intereses surgió de nuevo como una forma eficiente de comprar y pagar servicios y permite a los usuarios distribuir el costo de sus compras en una serie de cuotas sin intereses.

Las compras a meses sin intereses ahora están en auge a nivel mundial y, de hecho, los principales actores globales como PayPal, Amazon y Apple también se están subiendo al carro. A medida que más consumidores han optado por comprar utilizando este modelo, más empresas de tecnología financiera han seguido la tendencia y ahora ofrecen este método de pago a los consumidores, que permite compras impulsivas y abre oportunidades para que los estafadores interfieran mientras la atención del consumidor está en otra parte.

A medida que el modelo de las compras a meses sin intereses ha ganado fuerza, se ha creado una nueva vía para que los estafadores exploren nuevos tipos de estafas. Los estafadores ahora están tratando de explotar el hecho de que pueden obtener productos a una fracción del precio minorista o, en algunos casos, a costo cero.

Las credenciales robadas también son activos clave para los estafadores en las estafas de compras a meses sin intereses. Después de comprar listas de números de tarjetas de crédito en la web oscura, intentan maximizar la ganancia en cada tarjeta. Los pagos a meses sin intereses les permite multiplicar la capacidad de una tarjeta porque las autorizaciones ocurren solo en una fracción del valor de los bienes.

Sin las medidas adecuadas de prevención de fraude, las compras a meses sin intereses son un objetivo principal para los estafadores en el ecosistema de pagos. Una de las mejores formas para que las empresas se protejan de este tipo de estafas es crear un proceso eficiente y sin problemas para determinar qué clientes son confiables. Los esquemas de Conozca a su cliente (KYC), la autenticación de dos factores y un buen perfil de clientes de confianza pueden ser la solución para desenmascarar a los estafadores implacables.