¿Qué hace PayPal para mantener a salvo tu dinero?

Una de las consecuencias de las que menos se habla de la crisis sanitaria del coronavirus es una que poco tiene que ver de crisis y de sanitaria. En los últimos meses, las transacciones y los pagos online se han visto extremadamente beneficiadas de la situación, ya que son muchos los que han recurrido a Internet. En un momento en el que muchos establecimientos han cerrado, la red ha sido nuestra gran salvadora, ya sea para hacer la compra o para pedir comida a domicilio.

Como todo, pagar online tiene sus pros y sus contras. Uno de los grandes beneficios es que te permiten adquirir productos y servicios que se ofrecen por Internet, un proceso que suele ser muy rápido. Métodos de pago como PayPal tienen la ventaja también de estar muy extendidos y aceptados por la mayoría de tiendas en línea y entidades financieras, pero el cliente necesita disponer de una cuenta. Además, en los pagos online suele tener que pagarse una comisión al vendedor.

La importancia de tener métodos de pago online seguros

Otro de los grandes puntos a favor de PayPal, como examinaremos más adelante, es la privacidad que ofrece en el proceso de pago. Esta seguridad es reclamada por los usuarios de las páginas de entretenimiento online, que necesitan una plataforma en la que puedan confiar cuando hagan sus apuestas en www.casinos-online.es . Los primeros interesados en que así sea son los propietarios de estos casinos online con PayPal, y por supuesto sus usuarios.

Pero esto puede aplicarse en cualquier otra página web en la que se produzcan habitualmente transacciones económicas. Ningún internauta se atreverá (o debería atreverse) a introducir sus datos bancarios en un sitio web que no produzca ninguna confianza. Si uno sospecha que puede ser estafado, cerrará la ventana del navegador y buscará otra plataforma que le ofrezca lo mismo pero con un método de pago seguro y fiable. Es importante ceñirse en páginas web de empresas reputadas y muy usadas, pues las probabilidades de que vayas a ser víctima de un fraude online se reducen considerablemente. A los usuarios de Internet les preocupa, lógicamente, la seguridad de su dinero y más con los múltiples ejemplos que han aparecido en los medios en los últimos años de timos por Internet.

La seguridad que ofrece a sus clientes

De hecho, ni siquiera PayPal se ha librado de estas estafas cibernéticas. Por suerte, la empresa de pagos en línea cuenta con un sistema fiable que ofrece la seguridad que todos sus clientes están buscando, no en vano ya son más de 200 millones las cuentas activas existentes de la plataforma. Así, en términos generales, puede asegurarse que este método es seguro para transacciones habituales, ya sea al comprar un producto online o al mandar dinero a otra cuenta.

Sin embargo, este nivel de seguridad puede llegar a crear algún que otro malentendido, como es el caso del desacierto que tubo PayPal con la comunidad de ayuda durante el confinamiento de Ulverston, a la cual congelaron los fondos de su cuenta. La plataforma defendió sus actos llevados a cabo “por mera precaución y en conformidad con la ley de protección al usuario.” También destacaban la importancia de tener un control de seguimiento de nuevas cuentas creadas a diario, a la vez que se disculpaban por las molestias causadas. Aunque resulte un hecho aislado, no cabe duda de que PayPal es una de las plataformas más seguras del mercado, y hechos como este demuestran su profesionalidad y fiabilidad como empresa.

Asimismo, como ya hemos mencionado anteriormente, la compañía dispone de un sistema de seguridad interno del que se benefician todos sus clientes, ya sean los compradores o los vendedores. Su programa de protección para compradores ofrece a estos la devolución del dinero en caso de no recibir el producto (o tal y como era descrito), mientras que el diseñado para los vendedores les permite comercializar solo con direcciones verificadas.

Como hemos visto, utilizar PayPal tiene muchas ventajas. Una de ellas es, precisamente, la protección que ofrece a todas las partes involucradas en un pago online, ya que actúa frente a transacciones fraudulentas. Aunque en alguna ocasión pueda provocar situaciones desafortunadas, como la de la comunidad de Ulverston, en la era del mundo digital en la que vivimos los compradores recurren cada vez más a los métodos de pago en línea, y lo mínimo que se les puede pedir es que sean seguros.