Estudio indica que el uso de smartphones aumentó los daños en el rostro 

Por lo general en personas que caminan viendo su smartphone sin fijarse en sus alrededores

En navidad y año nuevo aumenta las personas que reciben smartphones como regalos. Un estudio indica que al ser cada vez más inteligentes los equipos, se han vuelto más peligrosos  respecto a la seguridad e integridad de las personas, ya que se distraen al tenerlos en la mano, caminando, viendo noticias, redes sociales…lo que ha impactado literalmente, en su rostro.

En el 2007, cuando el iPhone se lanzó, aumentaron las heridas en la cabeza por el uso de celulares, según reportó el estudio publicado por The journal JAMA Otolaryngology–Head & Neck Surgery. Este número solo se ha ido incrementando con el paso de la década. 

Esto se debe a que el teléfono pasó de ser un “teléfono” a una plataforma móvil”, según Boris askhover, autor del estudio, quien es cirujano de cabeza y cuello en el Rutgers New Jersey Medical School. Los modelos antiguos, no distraían tanto a las personas que no provocaban que se tropiecen y se corten los párpados, ni que se les resbale de las manos por lo que no representaban un peligro, al no hacer que se olviden de su alrededor como lo causa el uso de los smartphones.

Los datos obtenidos por Paskhover datan de 1998 hasta 2017  en heridas causadas por el uso de celulares en la cabeza y cuellos  desde el NEISS (National Electronic Injury Surveillance System), el cual recolecta información acerca  de heridas tratadas en salas de emergencia en 100 hospitales de Estados Unidos. Se usó esa información para estimar el número total de casos en el país donde el culpable es el equipo, aunque en todo caso es la causa, pero la responsabilidad es del dueño.

No se puede decir que las cifras corresponden de igual forma a México u otros países, pero sin duda replicar el estudio en otros seguramente daría resultados similares. En este caso se encontraron 2,501 casos, lo que equivale a un daño de 76,000 personas a nivel nacional para ese lapso, en donde  personas de 13 a 29 fueron las más afectadas por cortes profundos.

Las heridas fueron clasificadas en dos categorías: con casi el mismo número de afectados: heridas mecánicas directas, como golpear a alguien con su equipo en la pantalla o que se le caiga en la cabeza, y las provocadas por el uso, como usar apps caminando y por eso lastimarse. En menores de 13 años se encontraron más del primer tipo en un 82%, mientras que en los adultos,  en promedio de 50 años, más del segundo.

Para Paskhover, las heridas causadas por el uso del equipo son las más preocupantes. La mayoría de estas se presentaron en personas distraídas al manejar y escribir o caminar y mirar los equipos. Noventa de las mismas fueron por jugar Pokémon Go.

Golpearse en el rostro con un teléfono es una incidencia alarmante si bien no con consecuencias graves en gran parte de los casos. El 95% no requirió hospitalización y se fueron a casa o no tuvieron necesidad de medicarse. Y en el caso de los niños ni siquiera los r mil casos representan la mitad de los que acuden por quemarse con comida… si bien en el caso de los adultos es más grave distraerse caminando en la calle que en la casa o en una plaza comercial.

El estudio no es exhaustivo debido a que no se reportan los otros tipos de heridas que se detectan a consecuencia de las distracciones y que sabemos, afectan en diferente medidas al cuerpo y no todas son causadas tampoco por el uso de los teléfonos, pero sin duda es interesante ver que el área médica está tomando intereses en que se documenten este tipo de situaciones, aunque es poco probable que un peatón reconozca que por usar su smartphone se accidentó… y es menor probable que alguien se accidente leyendo un libro o una revista en formato físico, pero sin duda, en un app es más probable. Así que solo queda ser precavidos.

Con información de jamanetwork,