Mantener el contacto en tiempos de pandemia con los grupos de WhatsApp

La regla de oro es nunca tomarse personal lo que los otros digan

Antes de la pandemia, a casi nadie le gustaban los grupos de WhatsApp. En internet corrieron los chistes sobre cómo todos ponían en silencio permanente las notificaciones de los grupos. Pero el distanciamiento que impuso el Covid-19 hizo que revaloráramos estos espacios de conectividad. Y los grupos de WhatsApp recobraron popularidad, porque nos dimos cuenta que funcionaban muy bien como un punto de reunión distinto del chat regular entre dos personas. En las webs como Celularizado y otras similares hay un sinfín de información sobre cómo podemos aprovechar al máximo esta herramienta que nos ofrece WhatsApp.

Para qué sirven los grupos de WhatsApp

Puedes tener un grupo de WhatsApp para las distintas áreas de tu vida, bien sea familia, trabajo, o amigos. Esta herramienta puede servirte por ejemplo para:

  • Mantener contacto con antiguos compañeros del colegio.
  • Organizar espacios de estudio con actuales compañeros de la universidad.
  • Estar al corriente de las cuotas o las reparaciones del edificio o condominio.
  • Coordinar tareas con compañeros de trabajo y supervisores.
  • Compartir fotos de la familia y anécdotas.
  • Crear una comunidad en torno a algún tema de interés, como series, o videojuegos.

Su utilidad ya no está cuestionada. Y es probable que eso también tenga que ver con que hemos ido asimilando la digitalización de buena parte de nuestras relaciones.

Crear y nombrar un grupo de WhatsApp

¿Recuerdas ese momento al planificar una reunión, cuando decides a qué amigos juntar y a cuáles otros, mejor no? Igual ocurre con los grupos de WhatsApp. Es importante tener un mínimo de sentido común, preguntarte si hay un objetivo real para incluir en un mismo grupo a dos o varias personas en específico. Esto aplica incluso en contextos laborales. Debes tener muy presente cuál es el objetivo o función de este grupo. A veces es mejor crear varios para tener las comunicaciones mejor organizadas.

Sucede lo mismo con el nombre que vayas a elegir para tu grupo. Probablemente la parte más divertida o, por el contrario, la que requiere más seriedad, es la de asignar un nombre apropiado al grupo de WhatsApp que estás creando. Tanto si quieres un nombre divertido como si quieres uno más formal, es posible que busques originalidad. Ten en cuenta que:

  • El nombre que elijas debe buscar reflejar la identidad del grupo, y debe ser lo más específico o distintivo posible.
  • Es válido asociar al grupo con imágenes o referencias, así como valores o motivaciones.
  • Una buena idea podría ser agregar alguna referencia a un lugar o una época compartida, por ejemplo, “Promoción del ‘06” más algún otro dato que los distinga.

Un dato: existen en internet generadores de nombres aleatorios. También hay buenas páginas, donde podrás conseguir ideas originales de nombres para grupos de WhatsApp. Otro tip, es someterlo a votación. A veces los mejores nombres se deciden en el mismo grupo. Piensa que aunque tú hayas creado esa pequeña comunidad, esta tiene vida propia, y que es incluso posible que el nombre del grupo vaya a cambiar con el paso del tiempo.

Algunas normas para una buena comunicación en los grupos de WhatsApp

Con todo, aquel motivo original por el que los grupos podían resultarnos tediosos algunas veces, todavía se mantienen vigentes. Existen una serie de códigos no formales de conducta en espacios digitales que a todos nos vendría muy bien recordar de vez en cuando, por ejemplo:

  • El uso sostenido de mayúsculas puede indicar que estás gritando.
  • Aunque sea un chat informal, los signos de puntuación y ortografía siguen siendo importantes para evitar malentendidos.
  • Las notas de voz no debieran ser pequeños podcasts.
  • La distribución masiva de cadenas en algunos grupos es de mal gusto. Deja las cadenas para algunos contactos específicos que sepas comparten o les puede interesar alguna de esas ideas.
  • Ocurre lo mismo con la información que se reenvía sin antes verificar en internet que sea cierta, o no. Es importante siempre verificar el contenido de lo que compartimos, aún a nuestros contactos del WhatsApp.
  • Evita enviar videos o fotos sin antes advertirlo, y al mismo tiempo, desactiva la descarga automática de estos materiales. Así te evitarás disgustos cuando tus datos desaparezcan mágicamente.

Recuerda siempre mantener las comunicaciones, aún en espacios digitales, en un tono ameno. La comunicación escrita casi siempre se presta para interpretaciones desacertadas, y es por eso que la regla de oro es nunca tomarse personal lo que los otros digan. Así mismo, procura que la participación se mantenga equilibrada en la medida de lo posible. Y si todavía te resistes, ¡no dudes darle una oportunidad a los grupos de WhatsApp! Seguramente te sacarán alguna que otra sonrisa a lo largo del día.