Nokia y Vodafone logran récord de velocidad de 100 Gigabits en banda ancha fija

La nueva red es 10 veces más rápida que las redes más avanzadas actualmente disponibles

Nokia y Vodafone anunciaron su exitosa prueba de una nueva tecnología de red óptica pasiva (PON) capaz de ofrecer velocidades de hasta 100 Gigabits por segundo (Gb/s) en una sola longitud de onda; lo cual es 10 veces más rápido que las redes más avanzadas actualmente disponibles. Esto confirma el liderazgo de Nokia en redes fijas y se suma a récords en 10G PON, TWDM-PON, PON universal y 25G PON.

La prueba se llevó a cabo en el laboratorio Eschborn de Vodafone en Alemania la semana pasada y es la más reciente colaboración de una larga relación entre Vodafone y Nokia para acelerar el potencial de la banda ancha de fibra. La demanda de conectividad de banda ancha continúa creciendo exponencialmente en términos del tipo de servicios, el número de dispositivos conectados y la banda ancha consumida. Resulta fundamental que las redes de acceso fijo del futuro tengan la capacidad de absorber este crecimiento.

Para ofrecer 100 Gb/s en una sola longitud de onda, los Nokia Bell Labs aprovecharon la rentable óptica 25G en combinación con técnicas de procesamiento de señal digital (DSP) de última generación. La óptica de clase 25G se basa en un ecosistema maduro que ya está disponible en la actualidad. Para ir más allá de la 25G, se requieren las avanzadas capacidades DSP que fueron demostradas en esta prueba. Una vez adoptada la tecnología DSP, el camino hacia 50G y 100G será más claro y se proyecta que las tecnologías podrían estar disponibles comercialmente en la segunda mitad de esta década.

El prototipo 100G PON de los Nokia Bell Labs es la primera aplicación del mundo para la transmisión de tasa flexible en una red PON. La transmisión de tasa flexible funciona agrupando módems de fibra (ONUs, por sus siglas en inglés) con características de red físicas similares (por ejemplo, pérdida o dispersión) y hace que la transmisión de datos sea más eficiente. El uso de la transmisión de tasa flexible tiene como resultado una latencia más baja sobre PON y reduce el consumo de energía a la mitad, dos características esenciales para las redes de fibra de hoy en día que tienen un papel cada vez mayor en la entrega masiva de servicios de banda ancha fijos y móviles.

Vodafone ha sido pionero en tecnologías de acceso de vanguardia, siendo el primer operador en Europa en llevar a cabo pruebas TWDM-PON junto con Nokia. El operador tiene las redes de acceso de última generación de mayor capacidad en Europa, cubriendo a 140 millones de hogares. La estrategia de Vodafone consiste en profundizar el uso de la fibra entre los clientes y evolucionar hacia una red unificada basada en fibra para acceso, agregación, backhaul de nodos de cable y transporte de datos móviles. Vodafone considera que la tecnología 100G PON permite crear redes PON altamente flexibles y escalables que mitigarán el riesgo de congestión en horas pico y que permitirán la densificación de las redes móviles y de cable.

La seguridad informática se ha convertido en una pieza clave para un mundo cada vez más digitalizado. En el pasado Día Internacional del Internet Seguro, la escuela de negocios digital IEBS Business School, señala cuáles son las 10 prácticas más importantes que hay que tener en cuenta para estar seguros en la Red.

  1. Ajustar la privacidad de los perfiles en redes sociales: Para proteger tu privacidad, configura tus perfiles en todas las redes sociales para que no puedan acceder usuarios desconocidos a tu información personal. Mantener la privacidad en Internet es la única manera de poder controlar hacia dónde van nuestros datos, tanto a nivel personal como a nivel laboral.
  2. Usar gestores de contraseñas: Los gestores de contraseñas como Lastpass o OnePassword son muy útiles para dificultar el acceso de terceros a una cuenta. Se trata de herramientas que ayudan a organizar y generar contraseñas seguras, y que almacenan todas las contraseñas que utilizas en Internet para recordártelas cuando tengas que identificarte en tus diferentes páginas.
  3. Análisis de antivirus: Cada cierto tiempo es necesario realizar un análisis con uno o varios antivirus en tus equipos electrónicos y de todos los archivos o aplicaciones que descargues. Otra opción es usar alguna herramienta que sea capaz de detectar posibles amenazas si has visitado una web fraudulenta o si tienes algún tipo de malware, riesgos de estafa, etc.
  4. No abrir archivos adjuntos procedentes de correos sospechosos: No abrir enlaces ni descargar ficheros procedentes de correos electrónicos o mensajes cuyo origen se desconozca o que presente indicios fuera de lo habitual.
  5.   La información debe estar protegida: En el caso de poseer documentos especialmente sensibles o privados en el teléfono móvil, es fundamental borrarlos mediante el uso de herramientas de borrado seguro o almacenarlos en carpetas seguras y cifradas. Herramientas como Samsung Secure Folder o Pocket Files se encargan de no tener documentación sensible sin proteger.
  6. Actualizar el software: Las actualizaciones de los distintos aparatos electrónicos ayudan a que se ejecuten también los últimos parches de seguridad y protección. Aunque algunos lo hagan automáticamente, otros están configurados para hacerlo de forma manual. Lo más seguro es descargar el software solo desde las páginas oficiales.
  7. Copias de seguridad: Activa la función de copias de seguridad automáticas para salvaguardar toda aquella información o documentos que almacenas en tus dispositivos. De esta forma, en caso de sufrir un ataque cibernético siempre podrás recuperar tus datos.
  8. Pagos online: Intenta utilizar una tarjeta de pagos online o plataformas como PayPal. Entre sus múltiples ventajas, la garantía de cliente nos asegurará que nos devuelvan el dinero si es una estafa o si hay algún tipo de problema con nuestra compra. Por otro lado, a la hora de comprar fíjate en el tipo de medio de pago disponible. La mayoría de tiendas online fiables tienen varias opciones de pago y no solamente una.
  9. Usar VPN, sobre todo en Wi-Fi públicas: A menudo, las redes Wi-Fi abiertas a las que puede acceder cualquier usuario no cuentan con ningún tipo de protección, por lo que suponen un riesgo muy alto, ya que son redes fácilmente hackeables. La forma más sencilla de aumentar la seguridad es utilizar un software de VPN para cifrar los datos y garantizar tu anonimato en Internet.
  10. Navegar sólo en páginas web seguras: Antes de visitar una página web desde cualquier dispositivo es recomendable asegurarse de que sea legítima y esté protegida con un certificado de seguridad SSL. Es decir, comprobar si antes del nombre del dominio se encuentran las siglas HTTPS y el dibujo de un candado

Más información en Acceso por fibra: el secreto para el éxito de 5G y  La siguiente generación de PON