Nueva Zelanda se prepara para las primeras pruebas de energía inalámbrica de largo alcance

En un futuro próximo se podrá ofrecer energía eléctrica completamente inalámbrica

Para tener energía en nuestro hogar, en los dispositivos móviles o incluso en los automóviles eléctricos es necesario e indispensable conectarlos a un tomacorriente para que se alimenten de energía y así poder usarlos mediante un cable de por medio. No obstante, el futuro está en proporcionar la energía de manera inalámbrica, sin ningún cable de cobre.

Una empresa de Nueva Zelanda está desarrollando una tecnología que es capaz de ofrecer energía inalámbrica de largo alcance, incluso ya tiene un prototipo en funcionamiento que es capaz de transferir grandes cantidades de electricidad de manera mucho más eficiente entre dos puntos cualquiera con visión directa.

Emrod es la compañía que está a cargo del proyecto y su prototipo lo entregará este octubre, posteriormente pasará varios meses en pruebas de laboratorio antes de pasar a una prueba de campo. El sistema utiliza una antena transmisora, una serie de enlaces y una antena receptora. También usan la banda industrial, científica y médica no ionizante del espectro radioeléctrico, similar a la utilizada en Wi-Fi y Bluetooth.

Esto permitirá transmitir energía directamente entre puntos específicos sin radiación y una cortina de seguridad de láser de baja potencia que logrará que la energía no dañe objetos como un pájaro, avión o helicóptero. Funciona en cualquier condición atmosférica como lluvia o niebla.

Gracias a la tecnología que está desarrollando Emrod, en un futuro próximo se podrá ofrecer energía eléctrica completamente inalámbrica y también será capaz de transmitirla a miles de kilómetros de distancia. ¿Te imaginas cargar tu celular sin la necesidad de un cable ni tampoco una base? La transmisión inalámbrica es una tecnología clave para la energía renovable.

Con información de Emrod