Seis estados del país se quedan sin internet de Megacable por culpa del vandalismo

El crimen organizado cobra derecho de piso para dejar trabajar a Megacable

El crimen organizado, que va de la mano con el vandalismo y la inseguridad, está afectando varios sectores del país, uno de ellos es el de las telecomunicaciones. Y es que desde hace varios años compañías como Megacable han estado reportando que personas que dicen ser parte de organizaciones criminales, han tomado infraestructura y han detectado levantones de técnicos para hacerse de las tomas de fibra óptica.

Obviamente, esto afecta severamente el correcto despliegue del servicio en varios estados del país. Además, la situación impide también que un operador o compañía decida entrar al mercado y cuando decide hacerlo es retirado por la fuerza fáctica de una amenaza por parte del crimen.

Esto prende las alarmas en las empresas del sector donde prefieren no ampliar la cobertura de sus servicios en algunas partes del país, mismo que afecta la competencia y a los usuarios. Esto lo está viviendo Megacable en carne propia, por lo que hace un llamado a las autoridades para que se investiguen estos actos de inseguridad que imposibilita severamente que sus servicios de telefonía, cable e internet se ofrezcan en hasta seis estados del país.

Un comunicado de prensa publicado y compartido por el abogado corporativo de Megacable, Juan Carlos Fernández Hernández, revela que la empresa ha dejado sin cobertura de sus servicios en varios estados del bajío, así como el norte del Golfo de México, Guerrero y Oaxaca, pues son puntos rojos donde este tipo de delitos ha incrementado día con día, con robo de cableado de fibra óptica, asaltos y ‘levantones’ a técnicos, entre otros actos ilegales.

Ahora, se puede confirmar que el vandalismo es una de las principales barreras para ampliar la cobertura de conectividad en el país, el cual no solo es una causa exclusiva de Megacable, sino de todas las empresas de telecomunicaciones, como Izzi, Totalplay y Telmex.

Megacable afirma que este tipo de delitos se debe castigar con mayor firmeza, incluso debe considerarse como como un delito mayor, de lo contrario esto seguirá sucediendo y en el caso más exagerado esta situación puede llegar a darse en más estados, pues deja la puerta abierta a que la delincuencia replique la misma fórmula en otros estados del país.