fbpx

Instagram y Facebook restringirán los posts de procedimientos cosméticos y pérdida de peso

Sobre todo si son enfocados a menores  

Las redes sociales son la forma fácil de las marcas y empresas para dar a conocer sus productos o servicios. Lamentablemente, en el aspecto cosmético, también son un lugar donde se promociona y vende algunos que no hay forma de validar sus ingredientes, resultados o los efectos que ocasionan, pudiendo lastimar la salud de las personas, sin contar con los influencers que sin probarlos los recomiendan, Por eso Instagram les pondrá un alto.

No es lo mismo que un famoso promocione un agua que no afecta la salud a promover  alguno que no se consume o aplica, pero se recomienda sin saber de la consecuencias del mismo, y no siempre anunciando que es una colaboración, como pasa en México, donde no se regula este tipo de colaboraciones con las marcas.

Es por eso que en los que ponen la salud en riesgo, serán restringidos a menores de 18 años, sobre todo cuando se trata de productos que ayudan a bajar a perder peso o son cirugías -que muchas veces no son promocionadas por centros de salud, sino  spas o estéticas que en el caso de los temas médicos, no cuentan con los registros de la COFEPRIS, la entidad que aprueba a los profesionistas en el área de salud,  les otorga el permiso a las empresas de este tipo así como regula que se usen ingredientes aprobados que no dañen la salud, aspectos que muy difícilmente cubren salones de belleza que ofrecen tratamientos de tipo dermatológico y que no deben realizar, ya que no son su área de trabajo, pero que son populares en  “los famosos” que se los realizan sin poder demostrar en algunos casos, que están certificados para realizarlos.

En algunos casos la publicación será removida en su totalidad, sobre todo si se incentiva que menores de edad compren o se muestre el precio de un producto o alegan tener propiedades milagrosas para bajar de peso y ofrecen un código para alentar su compram ya que se ofrecen libremente en el sitio que lo promueve o en otros similares.

De hecho, hace unos meses un influencer estuvo promocionando unas pastillas para cabello cuando es un menor de edad y ni siquiera es consumidor del producto, además de que es común ver socialites mostrando un producto que supuestamente consumen para mantenerse, a pesar de saber que se hicieron procedimientos quirúrgicos para bajar de peso, o que el producto no funciona, tal como lo demostró la actriz Jameela Jamil el año pasado.  Casi todos estos productos son de venta libre, que no condicionan su uso y no son supervisados ni recomendados por un doctor.

Lamentablemente esta política igual funciona al revés, ya que los afectados tienden a reportar las cuentas donde se da a conocer el porqué no se debe usar el jabón zote en el rostro, o  por qué no hacerse bb glow o cuando un “profesionista” de la salud u otra área, es un farsante que no tienen la preparación pero ofrece sus servicios con títulos falsos en redes, sin dar opción de reclamo a la cuenta que solo busca evitar el daño moral, de salud y económico de las personas. Esperemos que también haya forma de mostrar la inocencia en esos casos.

Con información de The Verge.