¿Qué es la eSIM y cómo funciona?

El proceso de activación requiere de un código QR

La eSIM (Embedded Subscriber Identification Module o Módulo de Identidad de Suscriptor Integrado) es una transformación de la tarjeta SIM tradicional, integrada dentro del dispositivo móvil, que elimina la necesidad de una tarjeta física.

Varias personas disfrutan de las ventajas de estas tarjetas integradas: en 2021 había 1.2 mil millones de dispositivos conectados con una eSIM a nivel mundial y se estima que para 2025 esta cantidad incremente a 3.4 mil millones, lo cual representa un crecimiento de 180% en un plazo de cuatro años.

En esta era digital, los usuarios están en constante movimiento: a menudo se alejan de la comodidad de su hogar durante la mayor parte del día y buscan viajar continuamente. Esto requiere que su tecnología sea adaptable y eficiente.

Para el proceso de activación, el usuario recibe un código QR de su operador de telefonía dos horas después de la compra vía correo electrónico para activarla completamente en línea. Una vez hecho esto, el usuario puede descargar, almacenar y gestionar varios perfiles. Para ello, existen dos perfiles: perfiles iniciales y operativos.

Adiós a las tarjetas SIM en el iPhone: Apple podría implementar chips eSIM en el iPhone 14

Los perfiles iniciales actúan como un perfil de respaldo que usa el aprovisionamiento remoto para garantizar que el dispositivo tendrá conectividad con la red de su operador desde el primer uso. Habilita la itinerancia roaming a la red mundial de operadores y en caso de que la red de los perfiles operativos se encuentre inactiva, se puede conectar a la red global.

Los perfiles operativos representan un acuerdo de suscripción entre el usuario y el operador de la red. Cuando uno de estos perfiles se habilita en el teléfono, la eSIM le da acceso a la red del operador. Estos perfiles son óptimos cuando el cliente busca obtener tarifas locales en vez de las tarifas globales de roaming.

Actualmente las tarjetas eSIM se encuentran en algunos smartphones, y ya se están implementado dentro de otros dispositivos como wearables, conforme avance la adopción de 5G.